Complejidad ciclomática: cómo calcularla